Logotipo Helix Zamarro

Ayudas para montar una granja de caracoles

Es muy habitual que nos pregunten acerca de las subvenciones o ayudas que existen para montar una granja de caracoles.

Ciertamente, creemos que está muy mal enfocado por quienes os planteáis la idea de poner en marcha este tipo de negocio, pero vamos a tratar de explicarlo.

En primer lugar, vaya por delante que nosotros, en nuestros comienzos, disfrutamos o contamos con una subvención a la inversión.

Después hemos tenido algunas otras que nos han ayudado a mejorar nuestra explotación. 

En segundo lugar, es importante que quede claro que nosotros no somos gestores ni expertos en la tramitación de expedientes de subvención.

Trabajamos cada año con clientes que se ponen en marcha contando con ayudas para montar una granja de caracoles, por lo que estamos familiarizados con la burocracia que suponen.

Pero esos expedientes de ayuda deben estar planificados por técnicos/as que dominen el tema y que puedan orientarte y orientarnos en los pasos a seguir.

Dicho lo cual, vamos a explicar, en la medida de nuestras posibilidades, los pros y los contras de las subvenciones de las que pueden disponerse para la puesta en marcha de una granja de cría de caracoles:

Los contras de las ayudas para montar una granja de caracoles

Antes de nada, la primera cuestión que debería quedar clara es que una subvención es una ayuda.

Es decir, deberías tener claro tu proyecto antes de nada y después ver qué tipos de ayudas puedes conseguir para ponerlo en marcha.

Esto se resume en que la subvención no justifica el proyecto.

Muchos son los casos que nos llegan y que a la pregunta de ¿por qué quieres poner en marcha una granja de caracoles? responden: “por qué me dan una subvención”.

El proyecto tiene que resultar atractivo y ser viable tenga subvención o no.  Dicho esto, algunas de las cosas en contra de trabajar con subvenciones son:

Compromisos

Cualquier ayuda subvención que recibas te obliga a asumir una serie de compromisos y condiciones. Esta es la parte de la subvención que primero tendrás que mirar y tener bien clara.

Si el cumplimiento de estos compromisos te resulta un problema es mejor que dejes pasar la subvención.

 Burocracia

El hecho de poner en marcha una granja de caracoles ya supone una cierta complicación por los requisitos exigidos a nivel burocrático.

Si además te planteas una ayuda para hacerlo, todo se complica un poco.

Debes tener presente que muchas cosas las tendrás que hacer como te digan que hay que hacerlas (requisitos formales de la entidad que te subvenciona). 

Por lo general, se requiere una memoria de gastos o expediente de ayuda, dónde se reflejan las inversiones que se van a hacer y la justificación de las mismas

Después tendrás que ceñirte escrupulosamente a esa memoria de gastos y vigilar mucho los documentos que justifiquen dichos gastos (facturas y transferencias bancarias) para no tener problemas con el cobro final de la ayuda.

 Tiempo

Del punto anterior, se desprende la mayor necesidad de tiempo a la hora de pedir las ayudas para montar una granja de caracoles.

Tendrás una fecha de convocatoria de la ayuda, un plazo de resolución (tiempo que tardan en decirte si te conceden o no la ayuda), un plazo de ejecución para hacer las inversiones y un plazo de cobro (tiempo desde que terminas y justificas documentalmente todas las inversiones hasta que te ingresen el dinero que te concedieron como ayuda). 

Todo esto hace que el tiempo que se tarda en tener en marcha la granja aumente considerablemente. Puede pasar de unos 4 o 6 meses si la granja se hace con inversión propia, a los 18 a 24 meses si tomas la vía de la subvención. 

Evidentemente es bueno que tengas en cuenta todo esto a la hora de plantearte una subvención, pero no queremos preocuparte.

En el apartado siguiente vamos a contarte las cosas buenas que tienen las ayudas que son muchas e interesantes.

Ventajas de pedir una subvención para montar una granja de caracoles

 A la hora de afrontar un proyecto como el que te estás planteando deberías explorar todas las posibilidades a tu alcance.

Aunque después de leer el punto anterior veas «muy negro» el tema de las subvenciones, ten un poco de paciencia y tómate un tiempo para ver también las ventajas que te ofrecen y que intentaremos aclararte a continuación:

Inversión

No hay ninguna duda, al menos nosotros no la tenemos, que si vas a poner en marcha cualquier proyecto vas a requerir de una inversión.

En este sentido debes tener claro que la inversión debe de ser ajustada. Es decir, no debes gastar ni un euro más de lo necesario, pero ojo, tampoco ni un euro menos, ya que el proyecto se iría al traste casi antes de empezar.

En este contexto las ayudas son una herramienta perfecta ya que, de contar con una, hace que el dinero que tienes que arriesgar sea menor, pero manteniendo el grado de inversión que el proyecto necesita.

Solidez del proyecto

Si en el punto anterior tomábamos la complicación burocrática como algo negativo, aquí vamos a sacar la parte positiva de ello.

Las ayudas para montar una granja de caracoles te obliga a analizar la actividad. 

Tendrás que pensar en lo que necesitas para poner en marcha tu granja y lo que todo eso cuesta.

También vas a tener que describir el modelo productivo y, seguramente, requieras de alguna empresa como Helix Zamarro que te ayude en todo el proceso.

Esto te dará una visión más global y real del sector, de tu proyecto y tus posibilidades a futuro. También te permitirá o, más bien, te obligará a tomarte tu tiempo y evitará que te precipites en las decisiones.

 Bajo nuestro punto de vista, una buena gestión de los pros y los contras te llevará a poner en marcha tu proyecto de forma ágil y rigurosa, contando con una subvención que te ayude en la inversión.

Para explicarnos mejor, la situación ideal es partir de una idea o proyecto ya pensado y estudiado. Un proyecto del que estés seguro/a y para el que tengas solvencia con subvención o sin ella.

A partir de ahí, mirar las ayudas a tu alcance y solicitarlas. Todas tienen la posibilidad de hacer un expediente de inicio que permitirá ponerte en marcha desde el mismo momento que la solicites.

Ponerte a ello con fondos propios y en base al expediente presentado.

Una vez resuelta o resueltas las ayudas que pediste, en caso de tener concedida más de una, decidir la que más favorable te resulte y tramitar las justificaciones de inversión (presentar facturas y demás).

De esta forma tendrás mucha más agilidad en la puesta en marcha del proyecto y contarás finalmente con la ayuda. Reduces muchísimo los tiempos de ejecución y mantienes todas las ventajas.

Tipos de ayudas disponibles

Hasta donde nosotros sabemos, no existe una ayuda específica para la cría de caracoles. Se trata de subvenciones más genéricas en las que nuestra actividad encaja.

Por otro lado, debes tener en cuenta que el tipo de subvención y la cuantía va a depender mucho de varios factores.

Entidad o administración que te subvencione

Por lo general son las que marcan la intensidad máxima de las ayudas y el marco normativo que regula su tramitación, concesión, etcétera.

 Lugar donde se va a llevar a cabo el proyecto

No en todas partes se subvenciona las mismas cosas ni con la misma intensidad. Tendrás más opciones en zonas donde se prime el sector primario.

 Tipo de proyecto

En la medida en la que tu proyecto encaje mejor o peor con el marco normativo propuesto por la entidad que te subvenciona tendrás más o menos opciones de que te den esa ayuda y, en caso de que la ayuda este baremada, que está tenga más o menos intensidad.

Situación personal

Algunas de las ayudas que te pueden conceder tienen cierto carácter compensador. Es decir, se dan para corregir situaciones de despoblación, de integración de colectivos en el mundo laboral (mujeres, discapacitados, por tramos de edades, etc).

En este sentido, si tu situación personal está alineada con los objetivos planteados en los marcos normativos, tu ayuda podrá ser de mayor o menor cuantía.

Todo esto debería dejarte bien claras dos cosas. La primera es que debes hacerte con el marco legal y normativo (convocatoria) de la subvención y leerlo con mucha atención de principio a fin para poder saber en qué medida te encaja esta ayuda o no.

La segunda es que casi con toda seguridad y sin excluir la primera, deberías ponerte en manos de alguien que conozca bien las ayudas que vas a solicitar.

Por último, es importante saber qué entidades o administraciones tienen líneas de ayuda que puedan ser compatibles con tu proyecto.

Como hemos dicho antes, no hay una subvención específica para la helicicultura por lo que hay que mirar por ahí y ser capaz de identificar aquellas en las que seremos bienvenidos.

En base nuestro conocimiento y a nuestra experiencia, hay dos tipos de entidades o administraciones que tienen líneas de subvención en las que, casi siempre, encaja la helicicultura:

Organismos de desarrollo local:

Son agrupaciones, organizaciones, grupos de trabajo, Grupos de Acción Local, etcétera que gestionan fondos europeos para el desarrollo punto tiene un ámbito comarcal.

Para disponer de esos fondos europeos han tenido que redactar una estrategia de desarrollo que está alineada con el entorno en el que trabajan.

Por lo general, este tipo de organizaciones trabajan en comarcas con cierta despoblación, en las que el medio rural y el sector primario tiene un gran peso en el desarrollo futuro.

Por ello es muy común que tu proyecto sea bien visto y tenga ayuda.

Como hemos dicho, son fondos europeos y, por lo general, las ayudas suponen un porcentaje de la inversión qué suele estar en torno al 30 %.

Suelen ser ayudas fáciles de gestionar y si te manejas un poquito a nivel burocrático, la podrás solicitar, ejecutar y justificar tú mismo/a.

Eso sí, a la menor duda al respecto, pide ayuda a alguien que sepa del tema.

 Agricultura y ganadería:

Son gestionados por las Comunidades Autónomas a través de las consejerías correspondientes.

Son las más complejas, pero también son las más interesantes.

Te vamos a explicar un poco por encima en qué consisten, pero si realmente estás interesado/a en este tipo de ayudas para montar una granja de caracoles, debes ponerte en manos de alguien que las controle, porque los expedientes de solicitud no los puede hacer cualquiera.

También has de tener en cuenta que son fondos europeos pero gestionados por las Comunidades Autónomas por lo que las condiciones, cuantías, compromisos, etcétera dependen mucho del sitio en el que estés.

Vamos a tratar de ser lo más genéricos posible, pero recuerda que nosotros estamos en Castilla y León…

Son las convocatorias con las que más familiarizados estamos y queramos o no, eso condiciona mucho el poco conocimiento que tenemos sobre este tipo de subvenciones.

Líneas A. Ayudas para incorporación

Ten en cuenta que en tu comunidad autónoma pueden llamarse de otra manera.

Son ayudas que se conceden a personas que se van a incorporar al sector agrario y ganadero..

Dos cuestiones muy a tener en cuenta son que quien solicite esta ayuda debe ser menor de 40 años y no tener explotación agrícola o ganadera antes de la solicitud.

Son ayudas muy interesantes ya que implica la concesión de una prima por incorporación a fondo perdido.

Esta prima depende de la Comunidad Autónoma en la que estés y de los requisitos que cumplas en el momento de la solicitud

Por ejemplo, en Castilla y León, tienen varios escalones que van desde un mínimo 40.000 € hasta un máximo de70.000 €

Ten en cuenta que no todas las comunidades son iguales y que cada año las convocatorias varían.

Teniendo presentes estas condiciones y dependiendo de los requisitos que cumplas o puedas llegar a cumplir, puede ser interesante que te plantees retrasar la solicitud para cumplir más requisitos y así aumentar la prima al año siguiente.

Algo novedoso este 2022 en Castilla y León ha sido la introducción en la convocatoria de un supuesto de ayuda para personas mayores de 41 años y menores de 55 con una prima mucho más reducida que la línea A pero que hasta ahora no existía.

Líneas B. Ayudas para modernización y mejora

Se trata de ayudas a la modernización y mejora de explotaciones ya existentes. Así pues, para solicitarla, debes ser titular de una explotación

También puede completar a una línea A cuya prima por incorporación no cubra el total de la inversión.

Esta línea, en 2022 en Castilla y León, se ha diversificado en tres líneas que no pasaremos a detallar aquí.

Todas ellas conceden un tanto por ciento de la inversión que varía en función de las condiciones o requisitos que se cumplan en el momento de la solicitud. Parten del 40 % y pueden llegar al 70-80%.

Como ya te hemos dicho antes, la diversidad y complejidad de este tipo de ayudas aconsejan que te pongas en manos de una persona experta en estos temas y de una empresa que domine el sector helicícola.

Si necesitas mas ayuda o asesoramiento, puedes contratar una consultoría con nosotros.

Esperamos que te haya servido de ayuda y orientación para poder solicitar las Ayudas para montar una granja de caracoles.

Abrir el chat
1
¿Hablamos?
Hola,
Si nos dices en qué podemos ayudarte estaremos encantados de hacerlo.