Logotipo Helix Zamarro

Granja de Caracoles
Como montar un criadero paso a paso

Montar una granja de caracoles puede ser un camino largo y complicado si no se tienen en cuenta diversos factores importantes.

En este tutorial te mostramos cómo hacerlo paso a paso y de forma detallada.

PASO 1

Elige el terreno para tu granja
de caracoles

Para empezar con el criadero de caracoles es necesario disponer de un terreno más o menos nivelado. De la misma forma, es imprescindible que no se encharque y que sea lo más cuadrado posible (para su máximo aprovechamiento). También debe disponer de luz, agua y un buen cerramiento (para evitar la entrada de animales ajenos al criadero de caracoles). Por último, debería ser lo más barato posible.

Por otro lado, puede tener una ligera pendiente que ayude a eliminar el agua de los recintos de engorde. El límite para esta pendiente será cosa nuestra. El caracol no tendrá problema con las pendientes pronunciadas, será más bien una cuestión de comodidad nuestra a la hora de trabajar en nuestros parques helicícolas.

Distribución de nuestro criadero de caracoles

En la actualidad, nuestros parques de engorde se distribuyen en recintos, en vez de en líneas. Esto hay que tenerlo en cuenta ya que marcará las dimensiones del criadero (ancho y largo), así como su colocación dentro del terreno.

Nuestro consejo es que los recintos donde se situarán los caracoles no excedan los 50 m de largo y/o ancho. Es decir, no recomendamos recintos de más de 50×50. En caso de sobrepasar estas dimensiones sería más conveniente hacer dos recintos.

Algo muy a tener en cuenta a la hora de diseñar el criadero es que es necesario contar con, al menos, dos recintos en cada granja. Este hecho es fundamental para poder asegurarnos una correcta rotación y regeneración del caracol cada temporada. Ver nuestro modelo de cría.

Otro aspecto a considerar es que cuanto más cuadrados sean los recintos, mejor rendimiento obtendremos de muchos de los materiales. Por ejemplo, el perfil antifuga. Con menos metros de perfil, cerraremos más m2 de parque. De esta forma conseguiremos recintos más grandes con menos dinero.

En función de cómo sean y estén distribuidos los parques de engorde colocaremos la estructura.

PASO 2

PASO 3

Estructura de una
Granja de Caracoles

Ya deberíamos tener clara la distribución del terreno en recintos de cría y líneas de vegetación. De esta forma podemos empezar a montar la estructura.

La única función de la estructura es soportar las mallas de cerramiento y las lineas de riego. Por eso, la aligeraremos al máximo para abaratar costes. Por otro lado, las mallas ofrecen gran resistencia al viento por lo que tampoco sirve hacer una estructura libiana con el fin de gastar poco dinero.

Este apartado, la estructura, es una inversión/trabajo que, si hacemos bien, solo tendremos que gastar dinero una vez. Por experiencia, los granjeros tienden a dar poca importancia a este apartado. Subestiman la fuerza que el viento puede ejercer sobre las mallas, llevados por la sensación de que el viento pasa a través de ellas.

En la actualidad, hacemos estructuras que consisten en reforzar el perímetro del criadero. Se colocan postes consistentes con el fin de sustituir por cables tensados todos los hierros que antes poníamos en forma de postes y travesaños. Esto supone un ahorro de alrededor del 30%. Las estructuras actuales se pueden ver más desarrolladas y detalladas en nuestros cursos y visitas.

CURSO PARA CRÍA DE CARACOLES
Conoce Paso a Paso cómo montar una Granja de Caracoles Profesional y Rentable.

El sistema de nebulización

¿Cómo «encaja» el riego en la estructura de mi granja de caracoles?
En primer lugar, una vez terminada la estructura metálica, tendremos que colocar alambres a cada 1m de ancho. Se colocan de adelante a atrás de nuestro parque de engorde de caracoles. Esto nos ayuda a que la malla quede mejor colocada y nos servirá como soporte para colocar las mangueras de riego.
En segundo lugar, en una de esas alambres (la que pasa exactamente por el centro de la zona de vegetación) sujetaremos la manguera de polietileno (PE). En esta manguera es en la que, más tarde, pincharemos los nebulizadores. Todas (las alambres) nos servirán para sujetar la malla de del techo. Esta malla nos dará un cerramiento total, evitando fugas y depredación.

Por otro lado, las alambres deben quedar bien tensas. Esto se puede conseguir amarrándola en un lado y tirando con energía del contrario. Si hacemos esta operación con tensores, tendremos que tener mucho “tacto”. Si tensamos demasiado podremos doblar los largueros perimetrales donde sujetamos las líneas de alambre. Después de colocar las alambres colocaremos las mangueras de PE con las que daremos agua a los nebulizadores.

¿Cómo calculamos el riego?

El cálculo de las secciones de esas mangueras depende del tamaño del criadero. Pero para un parque de engorde 50x20m podríamos utilizar una acometida de PE de 50 y ramales (que son los que van a lo largo de las zonas con trébol) de PE de 25. Hay que disponer de la acometida en el centro del criadero, en sentido perpendicular a las zonas de vegetación. Los ramales a lo largo, encima del trébol y justo en el centro de las mismas.

¿Qué tipo de riego elijo para mi criadero de caracoles?

El riego por nebulización se puede sustituir o complementar con un riego por goteo. Se coloca una manguera de goteo en el centro de la parte destinada a la vegetación. Es importante que el cerco de humedad que harán los goteros de la manguera no lleguen a alcanzar la parte de abajo de los refugios. De ser así, generaríamos problemas al humedecer los excrementos que se acumulan debajo.

Ambos sistemas cuentan con ventajas y desventajas pero si tenemos los dos podremos utilizar el que mejor se adapte a las necesidades del criadero en cada momento.

PASO 4

PASO 5

Colocar el perfil antifuga en mi
granja de caracoles

El perfil anti fuga es necesario enterrarlo unos 8-10cm. Por un lado, para que no entren fácilmente roedores y, por otro, para que no se salgan caracoles de los parques de engorde.

Con una pequeña zanja hecha con una azada será suficiente. Una vez hecha la zanja se coloca el perfil lo más recto y nivelado posible, ayudándonos con una cuerda para mantener la línea. El nivelado dependerá del terreno ya que el perfil se coloca siguiendo la línea del suelo por lo que daremos importancia que su continuidad (que no queden huecos entre pieza y pieza) ante a su nivelado.

Por otro lado, para que el perfil antifuga sea totalmente efectivo, es necesario asegurarse que no saldrán hierbas próximas a él que nos hagan de puente de salida. Por eso, SIEMPRE colocamos una malla anti hierba junto con el perfil. Esta malla debe estar enterrada por sus dos laterales. Uno de ellos se entierra junto con el perfil para evitar fugas por debajo de los mismos.

Pinchar los nebulizadores

Una vez terminado prácticamente el criadero de caracoles, se pinchan los nebulizadores en los ramales de manguera de PE de 25.

Para ello, hay que decidir la separación a la que se colocarán. Esta distancia dependerá de sus características. Todos los fabricantes dan el radio de riego y el consumo de agua en l/h. Estos son los parámetros que determinarán su distribución.

Por otro lado, los nebulizadores que utilicemos no deben tener un consumo superior a 30 l/h. Tampoco deben dar un radio de riego de más de 1m a 1m del suelo. La razón es que si las boquillas consumen más de 30 l/h, el caudal de agua necesario para nuestra granja de cría de caracoles será demasiado grande. Además, si el radio de riego es de más de 1m nos regará los pasillos.

Por esta razón, nosotros recomendamos que se coloquen de tal manera que dejen zonas del criadero sin regar. Es decir, que dentro de nuestro criadero haya zonas con más humedad y zonas con menos (o secas). Esto es muy útil para poner los refugios y pienso.

PASO 6

PASO 7

La granja de caracoles y su vegetación

Una vez terminado el sistema de riego, es el momento de sembrar el trébol.

Para ello habrá que haber roturado el terreno. Se sembrará trébol enano, que servirá de cobijo para nuestros caracoles (no de alimentación que se hará a base de pienso).

Por otro lado, sería importante que esta labor se realizase en septiembre o en octubre. Para marzo el trébol ya debe estar bien crecido. También se puede hacer en febrero y marzo pero a la vegetación le costará más estar preparada.

Colocación de las mayas de
cerramiento en las granjas de caracoles

Lo ideal, para el tipo de criadero de caracoles que hemos descrito, es que las mallas de cerramiento se hagan a medida.

Por un lado, las de arriba (mallas antigranizos) deberían ser de 9 m de ancho. Por otro lado, para los laterales del parque helicícola se utilizan mallas de 3m de ancho y de sombreo del 80%.

En primer lugar, se colocan las mallas laterales. Se cierra todo el perímetro del criadero y se sujetan bien las mallas con los perfiles de sujección.

Por último, se coloca la malla del techo. En nuestro caso, colocamos la malla a lo largo del criadero. Es decir, cada arco de la estructura de 54m de largo x 9 m de ancho, se cubre con el ancho de la malla antigranizo (9 m). Ésta se amarra con el perfil de clipar a la estructura metálica (largueros) en ambos lados.

Una vez puesta la malla, tendremos un cerramiento absoluto de la granja que nos protegerá de las grandes bandadas de pájaros.

PASO 8

PASO 9

Colocación del mobiliario de mi
criadero de caracoles

Ahora solo falta equipar nuestra granja con el mobiliario necesario para facilitar la labor de cría de caracoles.

Para eso necesitaremos REFUGIOS.
Se trata de paneles tipo sandwich que sirven de cobijo al caracol proporcionando unas condiciones ideales de temperatura y humedad a la vez que les resguardan de la incidencia directa de los rayos del sol.

Las de madera suelen encontrarse bien de precio, pero lo desaconsejamos.

Recomendamos las piezas de sandwich que pueden conseguirse en forma de retales como material de desecho a precios muy económicos.

Su vida útil es mayor, son fáciles de limpiar y difíciles de ensuciar. Su disposición en el criadero es a ambos lados de cada pasillo de forma continua.

Hace años utilizamos banderas pero ya no las utilizamos porque, aunque suponían una gran comodidad a la hora de recoger caracol, no cumplen con los requisitos que el caracol necesita para estar bien.

Además, acumulaban gran cantidad de suciedad en su parte inferior y no evita que esa zona se moje con el riego. Por todo ello, era común que se convirtieran en un problema más que en una solución.

Por último, los comederos de la granja de caracoles también se han eliminado de los criaderos actuales.

El hecho de localizar la comida en un punto (comedero) supone concentrar caracol en torno a ese mismo punto. Una de las cosas más importantes en nuestros criaderos es que el caracol esté bien disperso, sin aglomeraciones en unos sitios y despoblado en otros. Por ello, utilizamos la parte superior de los refugios como comedero (están a lo largo de todo el criadero). Incluso los propios pasillos son buena opción para hacer una distribución homogénea de la comida por toda la granja.

Suelta del alevín en nuestra granja de caracoles

Seguramente la suelta del caracol alevín sea el paso más emocionante y esperado. No tiene mayor complicación.

Una vez recibido el alevín de caracol, se abren las cajas y se distribuyen lo más uniformemente posible por las líneas de cría hasta alcanzar una densidad de unos 25.000 caracoles por cada 100m2, o lo que es lo mismo, 0,5 kg de caracol alevín por cada 100m2 de superficie de cría de caracoles.

Para ello, es importante dar un pequeño riego al criadero para que la vegetación tenga humedad y permita al caracol moverse y dispersarse con facilidad. Si el día ya está lluvioso este paso podemos pasarlo por alto.

En primer lugar, se reparten por el criadero las cajas sin abrir (si las abres en unos minutos estarán repletas de alevín y no las podrás agarrar). De tal forma que ya delimito las superficies de criadero que deberán llenarse con cada caja.

Una vez repartidas las cajas uniformemente, se van abriendo y volcando entre la vegetación. Se hace todo el proceso de una en una para no tener problemas con que el caracol se nos salga de las cajas antes de la suelta.

Si en el momento de la soltarlos hay posibilidad de bajas temperaturas, podemos poner el caracol alevín en una parte más reducida del criadero y cubrirlo con una manta térmica durante una semana o 10 días.

Advertencia: las primeras semanas parecerá que los caracoles no están, que se han ido o de han muerto, pero están. Buscarlos en la parte inferior de las hojas de trébol.

PASO 10

Esto es solo el principio!
Accede a nuestros Cursos para montar un Criadero de Caracoles Profesional y Rentable.

Abrir el chat
1
¿Hablamos?
Hola,
Si nos dices en qué podemos ayudarte estaremos encantados de hacerlo.